Una vez recolectada la fruta del campo, esta pasa por un proceso de lavado llamado “Drencher” aplicando el tratamiento post-cosecha correspondiente. De ahí pasa al proceso de desverdización o conservación, dependiendo de la coloración de la fruta, puede estar en estas cámaras de 3 a 6 días. El proceso de envasado consiste en: el volcado de la fruta, lavado, pre-secado, encerado, secado, trial (consiste en una selección de la fruta con defectos de piel, también llamada fruta de destrío), calibrado y por último la confección. Las frutas seleccionadas directamente del campo son procesadas en nuestras instalaciones con las máximas garantías de seguridad alimentaria, y atendiendo las más exigentes normas internacionales de calidad.

Las clementinas que no han superado el proceso de selección, pasan a una última fase de producción donde alargamos su vida útil convirtiéndolas en zumo. La fruta fresca se exprime, procedemos a la filtración de la pulpa y posteriormente es sometida a un proceso de pasteurización. Una vez el zumo está pasteurizado, pasa a un sistema de llenado automático de bolsas herméticas. Finalmente, dichas bolsas serán introducidas en cajas de cartón con dosificador extraíble. Formato conocido como Bag in Box.

NUESTROS ZUMOS

NUESTRAS CAJAS

NUESTROS LOTES

NUESTRAS MALLAS